Respóndeme pronto, oh Señor, porque desmaya mi espíritu; No escondas de mí tu rostro, No venga yo a ser semejante a los que descienden a la sepultura. Hazme oír por la mañana tu misericordia, Porque en ti he confiado.

Salmos 143:7-8

Paso 2 / Reflexión